Luego de conocerse la sanción de Estados Unidos al excluir a Nicaragua de las asignaciones de exportación de cuotas de azúcar a precios preferenciales para el año 2023, un analista asegura que se trata de una advertencia para Carlos Pellas y todos los empresarios que no adoptan una mirada crítica a la grave situación sociopolítica que atraviesa Nicaragua.

El economista Roberto D’Andrea dijo en entrevista al programa Panorama Nicaragua, que esta sanción se trata de un “llamado de atención” para Carlos Pellas, el productor nicaragüense más grande de azúcar del país, pues asegura que desde el inicio de la crisis sociopolítica, éste desatiende el clamor del pueblo de justicia, libertad y democracia.

MÁS NOTICIAS: Corrupción: Sandinistas utilizan hasta camiones de basura para celebrar el 19 de julio

“Más que un impacto económico, esta medida es un llamado de atención a Carlos Pellas, diciéndole que están viendo su actuación, están muy callados y no están haciendo absolutamente nada para que Nicaragua vuelva a ser un país con libertades civiles, con libertades políticas”, manifestó el economista en cadena de medios con 100% Noticias, Despacho 505 y Nicaragua Actual.

“El mensaje es ‘Nicaragua cuídate porque también podemos tocar carne, podemos tocar el Cafta’, y ahí sí será un golpe bastante fuerte tanto para la economía como para los empresarios, porque el Cafta no solo es azúcar”, explica el experto.

D’Andrea valora que detrás de esta decisión del Gobierno estadounidense, existe una presión política ante la posibilidad de retirar a Nicaragua del Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos, mejor conocido como DR-CAFTA, el cual sería una catástrofe para la economía nicaragüense y la cúpula empresarial del país.

“Si nos quitan del Cafta, perdemos los beneficios arancelarios que tenemos con los precios competitivos”, destaca D’Andrea.

Advertencia para empresarios que “dialogan” con Ortega

El experto critica que el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), así como su actual presidente, César Zamora, “han sido muy amigos de la familia Ortega”.

Considera que aunque esta parezca una medida directa para el sector azucarero del país, también es una advertencia para los empresarios que se juegan a dialogar con el régimen sandinista, a pesar que el propio Ortega en su reciente discurso del 19 de julio, sepultó toda posibilidad de negociación con Estados Unidos, el principal socio comercial de Nicaragua.

No obstante, D’Andrea señala que el protagonista de esta primera ronda de sanciones económicas es Carlos Pellas, quien “además del compadrazgo que tenía con Ortega, era la persona que estaba cabildeando en contra de la NicaAct junto a Roberto Argüello, en EE.UU.”.

LEER MÁS: Sanción para Carlos Pellas: Estados Unidos le rechaza su azúcar y lo obliga a buscar dónde venderla

“A mi parecer, los empresarios ya deben tener una voz más crítica, no deben tener ese diálogo que quiere hacer Zamora, que me parece ha sido un detonante para que EE.UU., tomara acción”, añadió.

El economista acusa a la familia Ortega-Murillo de instaurar una dictadura en Nicaragua, motivo por el cual Estados Unidos ha reaccionado desde 2018 con sanciones específicas sin afectar -hasta ahora- la economía nicaragüense.

A la vez, critica los intentos de diálogo que han surgido en el país entre la oposición y el oficialismo, mismos que han culminado en “intereses económicos”, obviando la realidad política, la grave situación de los reos de conciencia, y el desempleo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.