El periodista y cronista deportivo, Miguel Mendoza, preso político de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, desistió de seguir con la huelga de hambre que realizaba en demanda de que le permitieran ver a su pequeña hija de 8 años, Alejandra Mendoza, así lo refirieron sus familiares.

Tras casi tres meses sin ver al reo de conciencia de la dictadura, los familiares que lo visitaron este fin de semana en la Dirección de Auxilio Judicial o El Nuevo Chipote, refirieron que Mendoza está más delgado, aunque indican que no pueden precisar cuánto bajó más de peso, porque no le facilitan esa información.

Los familiares manifiestan su preocupación por la condición física de Mendoza porque es un paciente con padecimientos crónicos, debido a varias enfermedades, las cuales se le agudizan por el encierro al que lo someten y la falta de atención médica especial.

LEA MÁS: Sacan de celda de castigo a Medardo Mairena después que permaneció en huelga de hambre

Indicaron que Mendoza desistió de la huelga de hambre que había iniciado paa poder ver a su hija, porque levantaron una lista de los presos políticos que tienen hijos menores de edad y les aseguraron que sólo estaban esperando la orden de autorización de la dictadura de Ortega para permirirles dichas visitas.

Sin embargo, indicaron que no le permitieron el ingreso de su hija, lo cual le afectó aún más física y emocionalmente.

Desnudan a familiares y los obligan a hacer sentadillas

Así mismo, indican que previo a la visita, las autoridades de El Chipote los sometieron a una revisión denigrante, porque fueron obligados a quitarse la ropa y a realizar sentadillas en ropa interior, lo que atenta contra sus derechos humanos.

Denunciaron además que las requisas en las celdas continúan igual y que siguen racionándole la comida a pequeñas porciones a Miguel Mendoza.

Los familiares conocieron también que Miguel Mendoza, el 01 de septiembre, día en que lo llevaron al parapeto de la “audiencia informativa”, desconocía hacia dónde lo trasladaban y que estando frente al juez, preguntó por su abogado y le respondieron que no era necesario.

VEA ADEMÁS: Mujeres familiares de presos políticos obligadas a hacer sentadillas en ropa interior en El Chipote

Agregan que después insistir durante varios meses que le permitieran el ingreso de una almohada, porque no soportaba los dolores en el cuello y espalda, este fin de semana finalmente lo autorizaron.

“Seguimos demandando la libertad de Miguel. Hoy cumple 518 días de estar secuestrado, sin derecho a ver a su hija Alejandra y a la lectura. Es inocente”, demandan los familiares del cronista deportivo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.