La gurdia sandinista continúa su imaparable ola de secuestros a ciudadanos opositores, y esta vez le tocó el turno a la profesora Guiselle Ortega, a quien guardias de la policía orteguista sacaron de forma violenta de su vivienda, en el barrio San Judas, la mañana de este jueves.

La captura ilegal y arbitraria de la profesora Guiselle, conocida entre grupos de oposición como “Taylor”,  la denunció desde el exilio por la abogada Yonaqui Martínez.

MÁS NOTICIAS: Nicaragua: Obispo crítico a Ortega cumple 3 meses en un “limbo jurídico”

“Guiselle Ortega Ceron, “Taylor”, la voz de abril de las victimas ha sido detenida, la tienen en las celdas del distrito tres. Su bebe la necesita. Ella es una mujer intachable, una buena profesional y madre. Abogamos por su libertad. No mas detenciones ilegales”, publicó la abogada en su cuenta de Twitter al referirse a la detención de la maestra.

Al momento de su detención, la prosesora Guiselle, de 35 años, se encontraba en su vivienda en el barrio San Judas, en el distrito 3 de Managua con su hija de 2 años.

“A la joven activista de Managua, Guiselle Ortega, a quien hostigan desde el 2018, la sacaron de su casa de habitación en San Judas, por la policía Orteguista esta mañana, con lujo de violencia; su familia denuncia y pide se haga público su secuestro, Guisella tiene una bebé, la cual se quedó sola con su sobrino al momento de su detención”, denunció el organismo Urnas Abiertas.

En dos ocasiones la policía ha secuestrado a la profesora Guiselle Ortega; la primera vez el 29 de septiembre del 2018 mientra caminaba por el sector del mercado Iván Montenegro; en ese entonces estuvo 9 días en las antiguas instalaciones de El Chipote, en Managua.

MÁS NOTICIAS: Padre Enrique Martínez está en riesgo de muerte en El Chipote

Nuevamente la secuestraron el 19 de agosto del 2019 cuando en horas de la madrugada se encontraba cerca de la UNAN-Managua, disponiéndose a pegar volantes con mensajes de protesta en contra de la dictadura, en esa ocasión estuvo un día cautiva en El Chipote.

La última vez que la hostigaron fue el 2 de mayo de 2020, cuando la policía la retuvo dentro de una vivienda en la comunidad de Pochocuape, en Managua; pero después de varias horas la dejaron libre, advirtiéndole que la estaban vigilando.

La profesora se unió el 2018 de las protestas sociales y encabezó varias marchas en la capital, siempre lucía una bandera azul y blanco y se hizo muy conocida entre los grupos de oposición por su fuerte voz con la cual gritaba a todo pulmón consignas pidiendo libertad para Nicaragua y en las marchas siempre se le vio animando a los participantes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.