Mientras cientos manifestantes se movilizaban en la zona empresarial de Lima y otros en la localidad de Ica se enfrentaban a la policía, que intentaba desbloquear un tramo de una importante carretera del sur, la presidenta Dina Boluarte hacía sus descargos y aseguró que no renunciará a un grupo de corresponsales de prensa extranjera en Palacio de Gobierno.

Boluarte responsabilizó de las protestas que estremecen al país desde hace siete semanas a “radicales” ligados al narcotráfico, la minería ilegal y al contrabando y por eso, dijo, se han concentrado geográficamente en las zonas donde más fuerza tienen estas -en muchas ocasiones- actividades ilegales, como Puno y Apurímac.

Por eso son lugares estratégicos para ellos, donde están generando el caos y la zozobra, afirmó. “Mientras nos ocupamos con la policía para poder salvaguardar la vida y tranquilidad de mis compatriotas, pero también cuidar y salvaguardar la propiedad privada y la del Estado, se están aprovechando de ese espacio y de ese pánico, por ahí sí llamarlo, para hacer su actividad ilícita sin el mayor control”, dijo.

LEA TAMBIÉN: Nicaragua en la CELAC: Ortega Murillo habla de Derechos y llora por las sanciones

Aseguró que las protestas están dejando una pérdida aproximada de 2.000 millones de soles (unos 512 millones de dólares) en producción y 3.000 millones de soles (uno 770 millones de dólares) en infraestructura.

La destitución y detención a inicios de diciembre del entonces presidente Pedro Castillo, de quien Boluarte era vicepresidenta, detonó las manifestaciones que fueron poniéndose cada vez más violentas con el paso de los días, en medio de bloqueos de carreteras, incendios de oficinas públicas y toma de aeropuertos.

Los enfrentamientos entre las fuerzas del orden y los manifestantes han dejado medio centenar de muertos, todos en el interior del país, y cientos de heridos hasta el momento. Manifestantes y las fuerzas del orden se acusan mutuamente de excesos y la mandataria volvió a pedir perdón por las víctimas.

Los que protestan piden la renuncia de Boluarte, el cierre del Congreso y elecciones inmediatas. Al inicio de las manifestaciones exigían también la liberación de Castillo, preso de una base de policía, pero en los últimos días ese pedido ha perdido fuerza.

“Aparato paramilitar”

En su conversación con la prensa extranjera, Boluarte arremetió contra su antecesor: “Aquí no hay ninguna víctima, señor Castillo; aquí lo que hay es un país que se va sangrando producto de su irresponsabilidad. Acá está una mujer víctima de su odio y de su venganza”.

“Constitucionalmente estoy sentada como presidenta constitucional de la República producto de un golpe de Estado que diera el señor Castillo (…) Creo que le convenía más a él dar un golpe de Estado para victimizarse y mover todo este aparato paramilitar, como dijo un congresista, que lo defiende a capa y espada, y no responder ante el Ministerio Público por los actos de corrupción que se le estaban denunciando”, dijo Boluarte.

LEA TAMBIÉN: Diciembre, récord de detenciones de nicaragüenses y cubanos en frontera sur de EEUU

Castillo, profesor y sindicalista, intentó sin éxito disolver el Congreso el pasado 7 de diciembre. Gobernó durante 17 meses en medio de acusaciones de deficiente gestión del Estado y de corrupción en su entorno; aunque él ha asegurado que la derecha y la élite peruana torpedearon su gestión.

Tregua

En medio de más convocatorias de protestas en Lima y el bloqueo de carreteras claves en el país, la presidenta pidió al Congreso que acelere la aprobación del pedido de adelanto de elecciones y aseguró que una vez que sean convocadas dejará el poder.

El Ejecutivo presentó al parlamento una iniciativa para anticipar las elecciones generales para abril del 2024. Hace más de un mes el Congreso aprobó el proyecto, pero queda pendiente una segunda votación que aún no tiene fecha.

“Llamo a mi querida patria a una tregua nacional para poder entablar las mesas de diálogo y mejor aún para poder fijar la agenda por cada región y desarrollar nuestros pueblos. No me voy a cansar de llamarlos al diálogo, a la paz y a la unidad”, explicó Boluarte.

“Desde acá hago un llamado también al Congreso (…) Yo me iré en el momento que ustedes hayan votado y desde el Ejecutivo hayamos convocado a las elecciones generales. Nadie se quiere quedar en el poder, no tengo ninguna intención de quedarme como presidenta más allá de lo que en el adelanto de elecciones ya hemos fijado”, prometió.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.