El cierre de 54 medios de comunicación en Nicaragua por órdenes del Gobierno de Daniel Ortega, la confiscación de otras tres empresas donde laboraban cientos de periodistas, más la clausura de casi 2,000 organizaciones no gubernamentales son para Carlos Fernando Chamorro, director de Confidencial, la mayor evidencia del “drástico cierre” de la prensa independiente en su país.

Chamorro comparte reflexiones con otros periodistas de Venezuela y Cuba que han experimentado la persecución y coinciden que atrás de los atropellos al libre ejercicio de la prensa está el autoritarismo, sin importar los matices, sean estos de izquierda o derecha, y que tienen claro que hay “preocupante auge” en la región.

“Las señales del autoritarismo en la región están bastante claras, y una de las fronteras clave es preservar la libertad de prensa, nosotros aún desde el exilio seguimos defendiendo la libertad de prensa”, comenta Carlos Fernando Chamorro a la Voz de América.

El reconocido periodista -sobre quien pesa orden de captura por parte del Gobierno de Daniel Ortega- huyó de manera clandestina del país y se refugió en Costa Rica.

Exiliado, no silenciado

Chamorro participó el lunes en un evento organizado por el Centro para la Integridad de los Medios en las Américas, “Exiliado, no silenciado: Periodismo bajo asedio”, desarrollado en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El Relator Especial para Libertad de Expresión, Pedro Vaca Villarreal, opina que en América Latina no se puede pasar por alto que “el autoritarismo se está convirtiendo en un estilo de ser y que en mayor o menor medida ha ido creciendo en la región”.

Para Vaca Villarreal -quien encabeza una de las relatorías de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) instancia adscrita a la OEA, el autoritarismo debe pasar el foco de discusión, al ser una “afrenta clara” a la democracia.

El funcionario, que moderó la conversación donde participaron además de Chamorro, los periodistas exiliados, Mónica Baró, de Cuba, Boris Muñoz y Luz Mely Reyes de Venezuela, comenta a VOA que esos testimonios ofrecen una mirada a tres países donde la situación es “dramática” para los periodistas.

Como particularidad señala que en estas tres naciones se está haciendo periodismo desde fuera por el compromiso ético de los comunidadores de informar a sus audiencias.

“Estamos hablando de tres escenarios dramáticos Nicaragua, Cuba y Venezuela, donde gran parte del periodismo se está haciendo desde fuera y no por voluntad de los periodistas”, apunta el relator especial.

Alerta por Centroamérica

La directora de Fundamedios, Dagmar Thiel, opina en declaraciones a VOA que ver esos tres escenarios de marcado autoritarismo puede ofrecer una línea temporal en el tiempo, para ver cómo un país, como Cuba supera los 60 años de cierre a los espacios democráticos y a la libertad de expresión.

Para esta defensora de la libertad de prensa el llamado urgente es a los organismos multilaterales y gobiernos con poder de emitir sanciones a que “se frenen todos los intentos de autoritarismo”.

Reconoce que el periodismo libre “es la voz que grita por la libertad para todos los ciudadanos en esos países”, donde se están dando retrocesos democráticos con el asedio a la prensa como una de las primeras acciones de deterioro institucional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.