El sacerdote católico de la ciudad de Masaya, ahora en el exilio, el padre Edwing Román, confirmó en sus redes sociales que el Banco de la Producción (Banpro) en Nicaragua ha procedido a congelar sus cuentas tras el despojo de su nacionalidad nicaragüense, el pasado 15 de febrero.

El cura católico, quien desde 2018 ha sido víctima de la persecución política, el asedio policial y hasta de secuestro en su parroquia, publicó desde su perfil en Twitter dos fotografías de sus estados de cuentas en córdobas y dólares, que no superan -hasta 2021- los $100 y C$1,000.

LEA TAMBIÉN: Abogado mexicano demandará ante tribunales internacionales la liberación de monseñor Álvarez

«Este era mi «gran capital» en Nicaragua que ha sido bloqueado», escribió en forma de sátira. «A Dios gracias, nunca me ha faltado la dignidad, el techo, y el pan de cada día. ¡Ridículos!», agregó.

El padre Román, antiguo párroco de la Iglesia San Miguel Arcángel de Masaya, es el primero de los religiosos apátridas en denunciar que bancos en Nicaragua han procedido a bloquear sus cuentas tras ser eliminados del Registro Civil por decreto legislativo.

Periodistas denunciaron bloqueo de sus cuentas

En días anteriores, los periodistas Wilfredo Miranda, del medio digital Divergentes, y Aníbal Toruño, director de Radio Darío de León, confirmaron que sus cuentas en BAC Credomatic, el Banco de Finanzas (BDF) y Banpro, fueron congeladas por «el ‘Área de cumplimiento’, la dependencia que regula las cuentas en temas de ‘lavado de dinero, clientes sospechosos o si están regulados por el Estado’».

LEA TAMBIÉN: Congresistas de EE.UU. convocan audiencia para denunciar crímenes de Ortega contra la iglesia católica

Toruño aseguró que el dinero bloqueado por el BAC representa el patrimonio económico de él y de toda su familia. Por su parte, Miranda indicó que aún tiene acceso a sus respectivas bancas en línea, pero cuando intenta realizar una transferencia electrónica las cuentas exponen que están “bloqueadas” o son “inválidas”.

Asimismo, la socióloga y feminista nicaragüense, quien fue obligada al exilio tras conocer su situación apátrida y la confiscación de sus bienes inmuebles en Nicaragua, Sofía Montenegro, denunció que el BAC no sólo le ha congelado su cuenta ahorro, sino que también le ha cancelado su tarjeta de crédito.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.