Es mediodía del domingo y en la casa del matrimonio binacional —conformado por el nicaragüense Víctor Manuel Pérez y el costarricense Francisco Agüero—los recuerdos de la forma en que se conocieron están frescos.

El vínculo que los unió fue una red social en donde iniciaron conversaciones sin interés de formalizar una relación estable, sino con el fin de poder compartir tiempo y comunicación.

Pérez, de 29 años quien salió de Nicaragua en agosto de 2018, tan solo cuatro meses de que empezaran las manifestaciones contra el presidente Daniel Ortega jamás pensó que después se casaría con Agüero.

En junio se celebra el mes del orgullo gay en América Latina, incluido en Costa Rica y Nicaragua, pero el matrimonio lo celebrarán en una marcha que se realiza en San José. En Managua el colectivo LGBTQI+ señala que no se permite ningún tipo de manifestación desde el año 2018.

Y es que Nicaragua el matrimonio entre personas del mismo sexo es un tema tabú que ni siquiera ha sido puesto sobre la mesa. A diferencia, en Costa Rica, la aprobación del matrimonio igualitario es legal desde el 26 de mayo de 2020.

Pérez y Agüero se hicieron pareja finalmente después de múltiples salidas y tiempo después comenzaron a convivir juntos.

Cuando se aprobó el matrimonio igualitario en Costa Rica, ambos recuerdan que “había muchas actividades, fiestas en el país”. “Nosotros nos quedamos hablando de eso ese día histórico”, cuentan.

  • ¿Será que algún día podamos casarnos? – preguntó el nicaragüense Víctor Manuel a su pareja.
  • Y yo le dije que no-, recordó Agüero.

Según el costarricense “no veía necesario” dar ese paso para poder demostrar el amor que le tenía a su pareja. “No lo necesitaba en mi vida”, mencionó, pero su postura cambió después.

Víctor Manuel Pérez con su esposo Francisco Agüero en su casa en Costa Rica. Foto Houston Castillo, VOA
Víctor Manuel Pérez con su esposo Francisco Agüero en su casa en Costa Rica. Foto Houston Castillo, VOA

El nicaragüense le pidió matrimonio a Víctor justo cuando cumplieron dos años de relación. “Fue en mi cumpleaños”, relata emocionado.

El gremio de la comunidad LGBTQI+ nicaragüense que se encuentran en Costa Rica ha encontrado una oportunidad de casarse en el país vecino, debido a que es la única nación en Centroamérica en donde se ha aprobado ese derecho.

Pese a los desafíos que enfrentan los colectivos, reconocen los esfuerzos del presidente Biden por promover los derechos de la comunidad LGBTQI+ en el hemisferio.

“El llamado de países como Canadá y Estados Unidos al resto de Latinoamérica va de la mano de un llamado al progreso y de un reconocimiento pleno de los derechos”, comenta la pareja en entrevista con la VOA

¿Nicaragua aún no está preparada para el tema?

En Nicaragua, por ejemplo, Víctor Manuel señala que no podría ni siquiera andar de la mano con su esposo por temor a la discriminación “o por temor a que nos puedan hacer algo en la calle”.

De hecho, el nicaragüense comenta que a raíz de la decisión de casarse ha cambiado su vida y su círculo. “Tengo muchas amistades que hasta me dejaron de hablar, aun sabiendo que yo era abiertamente homosexual”, dice.

Su pareja Francisco Agüero dice que posiblemente aún no sea el momento para tocar estos temas en Nicaragua “donde hay una supresión de otros derechos”.

“Primeramente hablemos de otras libertades y derechos suprimidos”, dice el costarricense.

En Nicaragua si bien no se ha aprobado el matrimonio igualitario, desde la llegada de Ortega al poder se eliminó un artículo que penalizaba la “sodomía”, que es a como llaman las relaciones entre personas del mismo sexo.

Pero Agüero enfatiza que pese a ello, pudo dar el paso con su pareja nicaragüense.

“En nuestra boda tuvimos muchos invitados, dentro de ellos nicaragüenses y costarricenses. Fue bonito, nos regalaron hasta una estampita del niño Dios para que nos bendijera”, subrayó Agüero.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.