La justicia nicaragüense acusó a siete personas -cuatro sacerdotes, dos seminaristas y un camarógrafo de la Diócesis de Matagalpa- del supuesto delito de “conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional y propagación de noticias falsas”, informó el martes 04 de octubre, el exfuncionario del Poder Judicial y hoy crítico al presidente Daniel Ortega, Yader Morazán.

La acusación fue interpuesta el 21 de septiembre, no obstante hasta ahora fueron revelados por el secretismo impuesto por la justicia afín a Ortega, indicó Morazán.

Estas siete personas se encontraban junto al obispo Rolando Álvarez en la Curia Arzobispal de Matagalpa, pero se les obstaculizó su salida desde el 4 de agosto. Un día después la Policía Nacional emitió un comunicado en donde aseguró que los investigaba por “organizar grupos violentos”.

Pero tanto el obispo Álvarez y sus acompañantes fueron sacados de la curia en horas de la madrugada del 19 de agosto. A Álvarez, a quien de momento no se le han impuesto cargos, lo llevaron a una casa en Managua, donde permanece incomunicado, en tanto las siete personas que lo acompañaban fueron trasladadas a la cárcel de El Chipote.

Los sacerdotes acusados son Sadiel Antonio Eugarrios Cano, Ramiro Tijerino Chávez, José Luis Díaz Cruz y Raúl Vega González.

También al diácono Raúl Antonio Vega, los seminaristas Darvin Leiva Mendoza y Melkin Centeno, y el camarógrafo Sergio Cadena Flores.

La acusación fue expuesta en audiencia por el fiscal Manuel de Jesús Rugama Peña, quien también ha acusado a otros presos políticos en el país.

La jueza Nalia Úbeda Obando, titular del juzgado quinto de lo penal de audiencia de Managua convocó a la audiencia inicial el viernes.

Según Morazán “esta vez simularon un poco más” la legalidad del proceso judicial, pero indicó que “siempre realizaron las audiencias clandestinas con defensas impuestas” y publicaron las actas 11 días después de la audiencia.

Más opositores acusados

Paralelamente, el Poder Judicial informó sobre la acusación de al menos 13 personas opositoras y familiares de opositores por “conspiración para cometer menoscabo” y “propagación de noticias falsas”.

La acusación presentada por la Fiscalía de Nicaragua fue admitida por el juez distrito penal de audiencias Rolando Sanarrusia.

Dentro de los acusados por ambos delitos se encuentran dos ciudadanas francesas, Jeannine Horvilleur Cuadra y Ana Carolina Álvarez Horvilleur, esposa e hija del opositor Javier Alberto Álvarez Zamora, para quien se giró orden de detención.

También se acusó a Freddy Martín Porras García, hermano de un dirigente opositor, a José David Gallo Torrez, José Javier Álvarez Argüello, Nicolás Palacios Ortiz, Hugo Ramón Rodríguez Flores y Félix Ernesto Roiz Sotomayor.

Por el delito de menoscabo a la integridad nacional, el Ministerio Público acusó a Adolfo Ramón García Ramírez, Gabriel Alfonso López del Carmen, Andrea Margarita del Carmen Ibarra (a quien también se le giró orden de detención) y Arnulfo José Somarriba Aguilar.

Nicaragua vive una crisis política desde el año 2018 que surgieron protestas contra el presidente Daniel Ortega.

Desde entonces la justicia, señalada de estar controlada por el mandatario, quien lleva más de 15 años consecutivos en el poder, ha acusado a más de 200 opositores considerados presos políticos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.