Nydia Monterrey es una joven activista, exiliada, comunicadora y madre de un bebé de tan solo unos meses de nacido,  ahora comparte sus experiencias vividas con otros jóvenes y adultos sobre cómo las mujeres pueden vencer el machismo en diferentes áreas, una de ellas es la política, un tema tan sensible en estos adversos tiempo.

“Las mujeres que somos mamás nos cuesta ir a espacios porque tienes a tus bebés y otras cosas que son prioridades, pero hemos visibilizado la voz de las mujeres en todo esta lucha de Abril. Estamos rompiendo esquemas, estamos abriendo espacios”, expresa Monterrey.

Nydia, originaria de Bluefields, es parte del proyecto “Mujeres por la paz”, de la Fundación Oscar Arias, un espacio diseñado para jóvenes y adultos que están interesados en evidenciar cómo se vive la violencia en los espacios cotidianos y políticos; para estos brindan charlas y talleres donde intercambian información para implementar una cultura sin machismo.

“En la política siempre te encuentras normalmente hombres y uno se cuestiona cuál es la participación de la mujer en estos espacios políticos, si es que la mujer está invisibilizada o es que la mujer tiene poco aceptación al espacio político. Es por eso que en los micromachismos por la política evidenciamos cómo el espacio político se ha relegado históricamente a la mujer”, expresó Claudia Vargas, coordinadora del proyecto.

Nidia Monterrey y su pequeño bebe.

En la nueva Nicaragua los cambios del rol de las mujeres en la política debe tener un cambio fundamental y no repetir el protocolo que ha implementado la dictadura de no darles poder de tomar decisiones en sus cargos que le han asignado.

“En Nicaragua tenemos una ley del 50 y 50%, pero eso no es aplicable en la vida real, en la vida real solo estamos ahí o están ahí para cumplir esa cuota, pero en la toma de decisiones las mujeres no estamos ahí, prueba de ellos es que en Nicaragua no hay una agenda de las mujeres. No estamos hablando del derecho a decidir en Nicaragua, entonces vos ves ahí una desigualdad social enormemente”, expresó Heylin Marenco.

Por su parte José Montoya, uno de los jóvenes exiliados que participó en uno de los encuentros, expresó que “Hoy vemos una asamblea nacional donde la mitad son mujeres, las ministras de gobierno son mujeres, pero en realidad solo están para apretar botones y seguir órdenes de los caudillos en Nicaragua”.

El mensaje de Nydia Monterrey fue claro:  “Se tiene que escuchar su voz y sus demandas”.

“Hoy en día las mujeres estamos resistiendo, con resistir no sólo se trata de aguantar todas las pesadumbres que pasamos, aguantar todas las necesidades que pasamos en el exilio, con resistir me refieron a actuar, haciendo cambios, haciendo que se escuche nuestra voz y nuestras demandas”, dijo Monterrey.

LEER MÁS: Policias agreden a miembros de la Unab mientras leían pronunciamiento

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.