El Obispo de la Diócesis de Matagalpa y administrador de la Diócesis de Estelí, monseñor Rolando José Álvarez, denunció en horas de la noche de este jueves que la policía al servicio de la dictadura de Daniel Ortega le ha dado persecución durante el día e interrumpieron su privacidad en casa de su sobrina.

A través de un video, Monseñor denunció el hostigamiento policial al que fue sometido desde horas de la mañana de este 19 de mayo por lo cual recurrió a solicitar refugio en la parroquia Santo Cristo de Esquipulas, desde donde aseguró que iniciará un ayudo “indefinido” de agua y suero hasta que las autoridades de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) le aseguren su privacidad familiar.

Álvarez, quien ha sido un crítico a las malas gestiones de la dictadura sandinista, decidió visitar la casa de su sobrina en horas de la tarde, y al observar la continua presencia de los oficiales decidió acercárseles para cuestionarles “¿por qué me persiguen?”, respondiendo sin ningún pudor que “obedecen órdenes”.

LEER MÁS: Sacerdote Uriel Vallejos también víctima de acoso por la Policía Sandinista

Monseñor se dirigió nuevamente a ellos y les pidió “que se comunicaran con el primer comisionado para informarle que ya por hoy era suficiente esta persecución, y que esperaba después de cenar en casa de mi sobrina, que ellos también pudieran estar descansando”.

Sin embargo, la actitud de los oficiales fue otra, puesto que ingresaron a la vivienda sin ninguna orden ni permiso, lo que para el religioso significó un grave “riesgo” a la seguridad de su vida y su familia.

“Entraron en mi circulo de privacidad familiar, llegaron a mi casa privada paternal, maternal, poniendo en riesgo la seguridad de mi familia, y entonces me regresé a la parroquia Santo Cristo de Esquipulas aquí en las Colinas, donde quiero agradecer a Monseñor Carlos Aviles que me ha dado hospedaje y me ha acogido como huésped”, dijo monseñor.

Esta no es la primera vez que un religioso denuncia persecución parapolicial o de civiles, puesto que en días pasados el padre Harvin Padilla, de la parroquia San Juan Bautista de la Ciudad de Masaya, dijo sentirse vigilado todo el tiempo por patrullas policiales que se apuestan en el atrio del templo católico.

Asimismo, el sacerdote Uriel Vallejos, de la diócesis de Matagalpa denunció haber sido víctima de la Policía sandinista cuando salía de las oficinas de la nunciatura en Managua.

LEER MÁS: Dictadura ordena asedio paramilitar y policial a sacerdote de Iglesia San Juan de Masaya

Álvarez dijo que la presencia de la policía no representa seguridad para ningún sacerdote, sino lo contrario, por ello hizo un llamado a las autoridades de la CEN para intervenir en la privacidad de los religiosos.

“Hoy comienzo un ayuno a agua y suero indefinido hasta que la Policía a través de la presidencia de la Conferencia Episcopal o el vicepresidente de la CEN, únicamente me hagan saber que van a respetar mi circulo de privacidad familiar”, indicó.

Monseñor Silvio José Báez, obispo auxiliar de la arquidiócesis de Managua, exiliado en Estados Unidos por la persecución y amenaza de muerte del régimen sandinista, se expresó en sus redes sociales en apoyo a Álvarez y dijo seguir orando para que “el Señor lo proteja con la fortaleza de su espíritu”.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.