Monseñor Rolando Álvarez, Obispo de Matagalpa y administrador apostólico de Estelí, ha desafiado el asedio y la persecución que receta la dictadura Ortega Murillo, a través de la sancionada policía, y se ha trasladado a comunidades recónditas de sus diócesis para continuar con su trabajo pastoral que él asegura Dios se lo ha encomendado.

En horas de esta mañana de martes 24 de mayo se trasladó hasta el templo San Isidro Labrador, perteneciente a la parroquia María Auxiliadora, de Las Sábanas, en Cusmapa, departamento de Madriz, donde fue recibido con aplausos y vivas en respaldo a su ministerio.

Aquí presidió la ordenación presbiteral del diácono Orlan Antonio López Ramírez, a quien le manifestó que “nuestra debilidad humana no es obstáculo cuando la sabemos reconocer y la ponemos fiel y confiadamente en la manos de Dios”.

“Jesús resucitado nos dice: Mi presencia estará con ustedes, por esto es posible cumplir la misión del señor a donde quiera que vayas, a donde quiera que él te envié, a donde quiera que yo te envíe irás”, dijo Monseñor al nuevo diácono de la diócesis de Estelí.

En su homilía desde esta comunidad Monseñor álvarez dijo que “la vocación sacerdotal es un don del corazón de Cristo. En la vocación sacerdotal se experimenta el contraste entre la fuerza y la santidad del maestro que llama a su servicio a todos sin exclusión ni exclusividad, pero preferencialmente de los más pobres, a los desprotegidos, a los descartables del mundo”.

El obispo, a quien la dictadura lo mantiene asediado, invitó nuevamente “al pueblo santo de Dios, a continuar elevando oraciones y rezando las mil ave Marías por la situación de Nicaragua y las situaciones que seguimos viviendo”.

“A través de las Ave Marías recibimos mucha más gracia y el corazón de la madre se abre de par en par para presentarle a sus hijo nuestras súplicas”, mencionó Monseñor Álvarez.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.