Rodeado por un cerco de guardias armados impuesto por la Policía Sandinista de Matagalpa, bajo el mando del Comisionado Sergio Gutiérrez, quien a su vez obedece las órdenes de Daniel Ortega y Rosario Murillo, Monseñor Rolando Álvarez ofició una misa de eucaristía ante seis sacerdotes y seis laicos que junto al líder religioso se encuentran encerrados en la curia de Matagalpa.

Monseñor Álvarez denunció desde el púlpito el asedio y encierro al que los guardias de la policía de Ortega lo están obligando. A la vez agradeció a las Diócesis de Matagalpa, Estelí y Siuna por haberse solidarizado ante esta situación que vive el jerarca.

Denunció además que la puerta principal y el garaje de salida de la Curia Episcopal de Matagalpa y las vías de circulación aledañas, continúan cerradas y bloqueadas por antimotines de la Policía de Ortega.

LEER MÁS: Diócesis de Estelí, Matagalpa y Siuna condenan asedio policial en contra de Monseñor Rolando Álvarez

“Aún en esta situación nosotros mantenemos nuestra alegría, nuestra fuerza y nuestra paz interior y seguimos manifestándole al mundo que, gracias al Espíritu Santo, somos hombres y mujeres con capacidad de diálogo, de concordia, de entendimiento, de reconciliación, de amistad, de fraternidad, de libertad, de paz”, expresó Monseñor Álvarez.

Agregó que la iglesia católica cree en la esperanza, en el amor y en la fortaleza que les da Dios para afrontar esas situaciones a la vez que animó a las personas a esperar en Dios.

“El Señor restaurará la viña de Jacob. El Señor restaurará a Nicaragua”, aseguró.

El Obispo expresó que las doce personas, incluyéndose, que están retenidas a la fuerza dentro de la Curia Arzobispal se han dispuesto a “cargar con esta cruz y renunciar a ellos mismos, pensando en el pueblo fiel de Dios”.

¿En ayuno y oración por un diálogo?

Agregó que se encuentran en ayuno y oración por Nicaragua, por la Iglesia Católica y sus líderes, para que el Señor les ayude a encontrar, juntos y sin exclusión, caminos de encuentro y de entendimiento que incluya a los sectores más desposeídos.

VEA TAMBIÉN: Ataques contra la iglesia evidencian el miedo de Ortega al pueblo de Nicaragua, según opositores

“Que podamos sentarnos a la mesa y el lugar principal de ella lo ocupen los pobres, los campesinos, los trabajadores, los obreros, los descartables, los desposeídos y los sencillos, viéndonos como hermanos hijos de un mismo Dios y un mismo Padre”, expresó.

Monseñor Álvarez, pese a la represión que vive, oró por los que los tienen retenidos (policías bajo las órdenes de la dictadura de Ortega y Murillo), por sus matrimonios, sus familias, sus trabajos y alimentos.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.