En el propio centro de San José en la capital costarricense ha nacido un lugar donde podemos reencontrarnos con la auténtica cuchara nicaragüense para degustar de esas bondades culinarias oriundas de la tierra de lagos y volcanes.

Y esos sabores se preparan en “Las Brasas de mi tierra” un restaurante donde podemos degustar riquísimos asados de res, cerdo y pollo, acompañados de tajadas fritas como suelen ofrecernos en aquellas fritangas que encontramos en las esquinas de nuestros barrios de Nicaragua.

La especialidad en este restaurante nicaragüense son los asados de res, cerdo y pollo.

Su propietario es 100% nicaragüense, se trata de Bayardo José Hernández quien tiene muchos años de vivir en suelo tico y ha demostrado que con mucho esfuerzo y dedicación se puede emprender en un país que no es el nuestro.

“Este negocio surgió como una iniciativa propia, el enfoque es darle a toda la población nicaragüense aquí en Costa Rica una oportunidad de venir a disfrutar en un ambiente familiar, sano y así degustar de ese sabor nicaragüense” dice Hernández.


Pero en este pedacito de tierra pinolera no solo nos ofrecen asados, sino también Vaho, Vigorón, sopas de res, albóndigas y de mariscos, sin faltar las bebidas típicas, como Pozol, Chicha y Tiste.

“Nuestra especialidad de la casa son nuestros asados, pero tenemos todo lo que se refiere a toda la fritanga tradicional, también tenemos el chifrijo que es una comida costarricense para que lo degusten también los costarricenses que nos visitan” puntualiza Hernández.

La sopa de albóndigas es una de las más demandadas por los nicaragüenses que viven en costa Rica.

Los precios son muy cómodos y pensado en su economía familiar.

“Tenemos un plato ejecutivo que cuesta 3 mil colones de las 12 del mediodía hasta las tres de la tarde y ofrecemos cervezas nacionales de Nicaragua como es la toña” Asegura Angelica Baltodano, una de las colaboradoras de este restaurante nicaragüense.

Por su parte Bayardo asegura que “Somos gente luchadora que venimos a pulsearla (trabajar) pensamos en algo económico y en un grupo de 6 comes con 20 mil colones, las carnes asadas las ofrecemos en 4 mil colones”.

Bayardo asegura que la pandemia del COVID-19 vino a destruir muchos negocios pero en medio de esas adversidades para él nada resultó imposible.

“Ha sido un poquito difícil pero no imposible, la pandemia ha estado truncando los negocios pero nada era imposible, tengo mi sueño y este es mi objetivo.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.