El español Rubén Calvo Ropero, de 33 años, fue declarado culpable por un jurado de conciencia de un tribunal de Zaragoza, España, por el asesinato contra su expareja, la nicaragüense Katia Carolina Altamirano Blandón, de 45 años.

Los miembros del jurado calificaron como “un crimen perpetrado con alevosía, saña y la agravante de violencia de género”, cometido por Calvo Ropero el 23 de mayo del 2021.

“Agredió a su pareja de forma sorpresiva, propinándole numerosas cuchilladas con la intención de matarla y también con la intención de causarle un sufrimiento innecesario, aumentándolo de forma inhumana, consiguiendo su propósito, sin que Katia pudiera defenderse”, indicó el jurado en su veredicto.

La fiscalía española de Zaragoza pidió una pena de 24 años de prisión para Rubén Calvo Ropero por el delito de asesinato.

También lo declaran culpable y piden un año más por quebrantamiento de condena, pues el individuo tenía orden de alejamiento por maltrato a la nicaragüense.

LEER: Cadena perpetua para el hombre que mató a su pareja y violó y embarazó a su hijastra

Piden indemnización para familiares de la víctima

La Fiscalía española solicitó que se indemnice con 200 mil euros al hijo y la madre de la víctima de femicidio.

Suicidio fallido

La institución judicial detalló que la víctima llegó al apartamento del femicida y ahí fue donde la atacó por la espalda propinándole 64 puñaladas hasta matarla, luego se lanzó desde el quinto piso de un edificio con intención de suicidarse, pero no murió porque cayó sobre una furgoneta.

Por su parte, la abogada defensora del femicida, Carmen Sánchez Herrero, tras conocer el veredicto del jurado, pidió la pena mínima de ambos delitos: 20 años por el de asesinato y doce meses por el quebrantamiento. Además manifestó que apelará el que no se hayan incluido los planteamientos por su defensa.

“Estamos muy disgustados porque el objeto del veredicto no ha recogido las conclusiones de la defensa. Ha sido un objeto del veredicto hecho a la carta. No se ha considerado que la merma tuviese una afectación grave”, explicó Sánchez a su salida.

Calvo afirmó que admitió que ese día discutió por celos con Katia pero que no recordaba nada del crimen y su defensa intentó convencer al jurado de conciencia que tuvo un “brote psicótico”, mientras los investigadores alegaron que de ser así no recordaría absolutamente nada.

Especialistas en Medicina Forense indicaron que Calvo sabía lo que hacía y agregaron que encontraron en el lugar del crimen los cuchillos que el femicida usó para matar a la nicaraguense.

LEER MÁS: Fiscalía pide cadena perpetua para hombre que mató a su pareja de 25 estocadas en Managua

“Uno de los cuchillos tenía la hoja doblada, otro estaba con la punta rota y había un papel con sangre que demostró la intención del criminal de limpiar una de las armas blancas, lo que lleva a la conclusión que esa acción no corresponde con una persona que atraviesa por un brote psicótico”relata la Fiscalía en el libelo acusatorio.

La víctima, quien deja en la orfandad un hijo de 13 años, era originaria del municipio de El Viejo, Chinandega y tenía 5 años de haber emigrado a España.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí