El drama y la tragedia de centenares de grupos de familias migrantes que huyen de la miseria que causa la dictadura de Venezuela, y que van de tránsito por varios países en su ruta final a Estados Unidos, se hace cada vez más visible en algunas calles de la capital de Costa Rica.

En las últimas semanas se nota un considerable aumento de grupos de migrantes  provenientes de Venezuela, que se aglomeran en el sector de la terminal de buses conocida como la 7/10, en San José, capital de Costa Rica.

PUEDES LEER: ¿Por qué Daniel Ortega no menciona tragedia de la migración nicaragüense en sus discursos?

Se les ve muy cansados, fatigados, con la piel quemada por los rayos del sol, otras personas lucen hasta enfermas, pero con muchas ganas y la determinación para seguir adelante en su travesía, cuyo destino final es llegar a los EEUU para pedir asilo o refugio.

Todos salieron por la misma razón de Venezuela: La miseria y la extrema pobreza en que los ha sumergido la dictadura de Nicolás Maduro, un aliado político del dictador de Nicaragua Daniel Ortega.

Los migrantes de Venezuela improvisan rótulos de cartón donde escriben con marcadores mensajes como: Somos venezolanos. Una ayuda humanitaria de su parte nos ayudará a seguir con nuestro destino y sueños. Les estamos agradecidos pueblo de Costa Rica, bendiciones.

Les preocupa paso por Nicaragua

Algunos se muestran preocupados por su paso por Nicaragua, pues se lograron enterar a través de otros migrantes que han hecho la misma travesía, que en muchos casos, las autoridades migratorias del régimen sandinista de Nicaragua los trata muy mal, no les brindan ningún tipo de apoyo y en el peor de los casos ordenan su deportación a Venezuela.

“Nosotros solo queremos llegar a Estados Unidos, allí podré darle un mejor futuro a mi hijo, una estabilidad, podrá ir a una escuela, le podré dar una mejor comida y él allí podrá hacer algún deporte, allí trabajaré en lo que sea, pero necesitamos llegar allí”, expresa una joven que salió embarazada de Venezuela y en su ruta migratoria hacia EEUU dio a luz a su bebé en Colombia.

Agrega que “en Venezuela la economía se ha devaluado bastante y es muy complicado encontrar trabajo y las personas que tienen un negocio propio tienen que tener muchos dólares”.

Migración con rostro joven

Muchas de las personas migrantres venezolanas son jovencitos con edades que van desde los 15 o 17 años, pero a sus cortas edades son jóvenes que advierten que las personas muy mayores o niños no están capacitados para hacer esta ruta migratoria, sobre todo por los peligros al pasar por la zona de El Darién, en la selva de Colombia.

El joven venezolano Yosnaiker David, de 21 años, relata que tardó 8 días en pasar dicha selva colombiana, atravesando muchos peligros.

“Vi muchos animales, pero lo que más vi fue gente muerta, vi más de 15 muertos, desde mujeres embarazadas, niños, adultos, personas así como yo jóvenes, yo no quiero volver a vivir esa experiencia, eso es muy feo, pasé dos días sin comer, pensé que no iba a lograr pasar esa selva”, relata Yosnaiker.

El joven advierte: “Yo le recomiendo a la gente que si se va a venir que no se traigan a los niños, porque apenas están empezando a vivir, sería una maldad que se queden muertos allí adentro de la selva, ni señores adultos, no están capacitados para pasar por allí”.

Apoyo solidario

Las autoridades migratorias de Costa Rica improvisan la instalación de toldos, donde algunos oficiales brindan charlas a los migrantes venezolanos relacionadas a los derechos humanos que tienen como migrantes y sobre los peligros de su travesía.

También organizaciones costarricenses de ayuda humanitaria como “Chepe se baña”, han instalado una estación para atender a los migrantes de Venezuela en este sector de la terminal 7/10.

“Estamos acá desde el viernes de la semana anterior, brindando servicios a la población migrante venezolana, con servicios de atención en salud, de baño y cambio de ropa, y servicios de alimentación, atendemos a unas 120 o 130 personas por día, somos una fundación humanitaria y esta es una emergencia de nuestros hermanos venezolanos que estamos atendiendo en San José”, expresa Luis Montenegro, representante de la organización Chepe se baña.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.