La pandemia del Covid-19 continuó teniendo fuertes impactos sobre el mercado laboral durante los años 2020 y 2021, y a pesar que en el 2021 hubo una notable recuperación de la actividad económica observada en varios países de la región, el desempleo siguió afectado a los jóvenes en este 2022 debido a una combinación de factores.

MÁS NOTICIAS: A un año de haber restaurado relaciones, China aún no cumple ninguna de sus promesas a Ortega

Un reciente informe de la La Comisión Económica para América Latina (CEPAL), señala que en 2022, los impactos del conflicto entre Rusia y Ucrania y el aumento de las tasas de interés para contener la inflación, han reducido las perspectivas de crecimiento para los países de Centroamérica y República Dominicana, con efectos negativos en el mercado laboral, donde los jóvenes en desempleo se llevan la peor parte.

Los eventos climáticos extremos —como los huracanes y las sequías—, los frágiles sistemas de protección social y salud, los altos niveles de informalidad laboral y un espacio fiscal limitado, siguen representando desafíos adicionales, señala este reporte de la CEPAL titulado: Estudio económico de Centroamérica y la República Dominicana en 2022 y perspectivas para 2023.

Un problema estructural

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en 2021 la población joven (entre 15 y 24 años) regresó a la actividad económica de manera más rápida que los adultos, lo cual se explica, en parte, por el aumento de la informalidad laboral y la evolución positiva de ciertos sectores de actividad con mayor incidencia del empleo juvenil.

Sin embargo, la desocupación juvenil continúa siendo un problema estructural en la región y se mantiene en niveles sin precedentes.

Antes de la pandemia, la desocupación o desempleo entre los jóvenes rondaba 18% y al tercer trimestre de 2021 alcanzó el 21,4%, luego para este 2022 se sitúa en 23%.

Mujeres las más afectadas

Entre los jóvenes, las mujeres reportan una tasa de desempleo aún más elevada. Por ejemplo, según datos de la ILOStat, en 2021 en Costa Rica la tasa de desocupación entre los hombres y mujeres jóvenes (entre 15 y 29 años) fue de 17,7% y 23,8%, respectivamente, señala el estudio de la CEPAL.

La interseccionalidad con otros factores como raza o etnia también muestra la necesidad de diseñar políticas específicas para grupos vulnerables para promover y conservar el empleo.

El economista Franciso Romero considera que en todos los países de Centroamérica viene ocurriendo el fenómeno de un aparente aumento de la tasa del empleo, “pero lo que nadie dice es que son empleos informales, que la calidad de esos empleos son mediocres, con salarios de hambre y condiciones de trabajo sin beneficio social de ningún tipo”, indica Romero.

Precisamente el estudio de la CEPAL reitera que en los países de Centroamérica, un porcentaje significativo del empleo se registra en el sector informal, caracterizado
por la falta de seguridad social (por ejemplo, la ausencia de un sistema de pensión o plan de retiro, y de seguro médico), menores ingresos promedio que los empleos formales y escasa estabilidad laboral por la falta de contratos.

PUEDES LEER: Mientras el petróleo baja, Ortega mantiene congelados combustibles en su precios más caros

“Y esos son los empleos que hay para los jóvenes, con estas deplorables condiciones laborales, y todo esto le resta efectividad a las políticas económicas y sociales y el resultado final es solo el incremento de las desigualdades entre los individuos”, considera el economista Romero.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.