El perseguido político Javier Alberto Álvarez Zamora, quien está en el exilio en Costa Rica, tras recibir amenezas de cárcel por parte de la guardia de Daniel Ortega, divulgó una carta que dirige a la comunidad internacional, para denunciar el secuestro del que es víctima su familia Álvarez Horvilleur por parte de la policía sandinista en Nicaragua.

Con fecha del 4 de octubre y fechada en Costa Rica, Álvarez Zamora empieza su escrito diciendo que el 13 de septiembre de este año, en horas de la noche, la Policía Nacional de Nicaragua se hizo presente en mi casa buscándome para detenerme”.

PUEDES LEER: Canciller de Costa Rica planteará en OEA crisis migratoria y tema de presos políticos de Nicaragua

Agrega que ese día, en su casa únicamente se encontraban su esposa Jeaninne Horvilleur Cuadra (63 años) y su hija Ana Carolina Alvarez Horvilleur (43 años), ambas con doble nacionalidad Francesa-Nicaragüense.

“Al no encontrarme decidieron llevarse detenidas a mi esposa e hija sin orden judicial y sin presentar razones, de forma arbitraria e injusta. Esa misma noche, la policía llego a casa de mi hija Ana Carolina, donde se encontraba su esposo Félix Roiz Sotomayor (55 años), nicaragüense. También en mi búsqueda, y al no encontrarme decidieron llevarse detenido a Félix, también sin orden judicial y/o razón aparente”, destaca la carta pública de Álvarez Zamora, al referirse al secuestro de su familia.

El perseguido político señala que “esta nueva modalidad”, que implementa la guardia sandinista, de “detener a los familiares de un opositor, al no encontrarle, es una gravísima agresión y vulneración de los derechos humanos más elementales, al transferir una supuesta culpa a sus familiares directos”.

“Ellos no han cometido ningún delito, ni tienen ninguna participación política, sin embargo, han sido encerrados injustamente por el simple hecho de ser mis familiares. Yo únicamente soy de pensamiento opositor al gobierno, pero tampoco he cometido delito alguno, solo quiero democracia y libertad en Nicaragua, lo cual no constituye ningún tipo de falta o delito”, agrega la denuncia del ciudadano nicaragüense.

Además, en su carta Álvarez Zamora aboga ante la comunidad internacional por su ayuda humanitaria, tomando en cuenta que su esposa Jeaninne Horvilleur es sobreviviente de cáncer, quien actualmente se encuentra en remisión, pero debe realizarse chequeos médicos periódicamente, así como tomar medicamentos muy específicos de prevención y control.

Además refiere que “Félix Roiz ha tenido múltiples operaciones por problemas esofágicos, por lo que necesita tomar de forma permanente medicamentos especiales para su condición, así como una dieta controlada y muy especifica”.

Mientras, en el caso de su hija Ana Carolina Álvarez, relata que tiene problemas estomacales crónicos e infecciones recurrentes que indican la deficiencia de su sistema inmunológico.

“Nuestra familia es de personas trabajadoras, honestas y solidarias. Además de estar detenidas injustamente y por el simple hecho de ser familiares de un perseguido político, son personas con dolencias médicas crónicas y que bajo un cuidado deficiente se puede ver comprometida su salud e integridad física”, expone Álvarez Zamora.

MÁS NOTICIAS: Dos excarcelados políticos se exilian ante nueva cacería del régimen de Daniel Ortega

“Agradezco cualquier apoyo que me puedan brindar para ejercer presión y que el Gobierno de Nicaragua los libere. Prácticamente han secuestrado a toda mi familia, lo que no tiene precedentes, y han sido acusados de delitos inventados y que no han cometido. A mí me han obligado a exiliarme, al igual que a miles de nicaragüenses, solo por pensar diferente”,  manifiesta el perseguido político.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.