Por Jackson Orozco/Los Ángeles, EE.UU.

El reverendo José Luis Soto, fundador de Radio Maranatha y del Ministerio Una cita con Dios en Nicaragua, expresó su alegría y satisfacción al cumplir sus 86 años de vida junto a su familia y al recordar cada experiencia que ha tenido en el país centroamericano, luego de fundar dos radioemisoras, un colegio e incalculables comunidades cristianas.

“Yo he sido sorprendido por Dios”, fue la reacción del reverendo -quien aún luce vigoroso y contento- al destacar su larga trayectoria de vida de la cual indicó es una “universidad donde nadie se gradúa”.

“Yo he sido sorprendido por Dios en Nicaragua fundando la escuela Una Cita Con Dios, Radio Maranatha, Radio Ebenezer, Dios me guió, no las planifique”, agregó Soto.

El pastor de origen cubano y ciudadano estadounidense recordó las innumerables ocasiones en que Dios le ayudó a completar cada uno de sus proyectos; uno de ellos fue la construcción de estas radios de mucho reconocimiento en la nación que llama “su novia” por el entrañable sentimiento que lo une con su pueblo.

“Nicaragua es mi novia, no por sus curvas, ni por la belleza de sus mujeres, cuando yo fui el país estaba en guerra, me enamoré de la necesidad, de cómo podría impactar, de cómo beneficiar a la nación. Fue un reto grande, por eso me hice novio de Nicaragua”, añadió.

El veterano religioso ha cumplido 61 años de matrimonio con Carmita Soto, con quien ha procreado tres hijos, quienes a su vez le dieron siete nietos. Para Carmita, quien cumplirá 76 años de vida, el matrimonio con el pastor ha sido un regalo de Dios, pues su noviazgo inició cuando cumplía sus 14 años y a pesar del tiempo, aún ve a su esposo como ese hombre “guapo” del que se enamoró de pequeña.

LEER MÁS: Embajada de Estados Unidos en La Habana denuncia detención del pastor Lorenzo Rosales

“Mi mayor deseo, es que yo me vaya primero que él, yo no quiero pensar que él se va a ir
primero que yo. Yo estoy feliz con mi esposo”, dice Carmita Soto, quien ve como una victoria los 86 años que cumplió el reverendo el pasado 14 de mayo.

Por su parte, Eric Soto, dijo que los 86 años de su papá tienen un enorme significado al mismo tiempo que remarcó el impacto que han tenido las enseñanzas de su progenitor en la familia.

“Hizo lo mejor que pudo, nunca faltó el amor, hoy somos salvos porque Dios lo usó y estoy orgulloso de ser su hijo”, puntualizó.

Eric le tocó asumir el rol de su padre en la dirección de la Iglesia World Mission Maranatha en California.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí