Los exiliados trajeron a Costa Rica una de las tradiciones más arraigadas del pueblo catolico nicaragüense, la tradicional Purísima en honor a la Concepción de María.

Y esa tradición la preserva una familia oriunda de Granada quienes se exiliaron en estas tierras costarricenses en el 2018 y desde esa fecha no han dejado de rezar y cantarle a la “conchita” y lo hacen con un buen sabor nicaragüense , amenizado por las alegres marimbas, tal como si estamos en nuestra propia Nicaragua.

“Mi tradición ha sido desde que tengo uso de razón porque mi papá pasaba recogiendo todo el año, aunque nuestra tradición era celebrarla el seis de enero, pero como es evidente los tiempos han cambiado y ahora la estamos celebrando unas horas antes de la tradicional bajada de este 28 de noviembre”, expresó Sammy Martínez promotor de esta festividad.

Este es el altar que erigió esta familia de Granada en honor a la Inmaculada Concepción de María.

Este devoto se adelantó al siete de diciembre y celebró su Purísima en el primer día del novenario a la Inmaculada Concepción de María pidiendo por su familia y por nuestra Nicaragua.

“Hoy tenemos sentimientos encontrados porque estamos entre alegrías, nostalgias, tristezas, ánimos y devoción, pero lo que si siempre voy a compartir es la devoción y siempre la voya llevar donde quiera que me encuentre, no se que me tiene preparado el señor pero siempre la vamos a seguir propagando esta tradición”, dijo Martínez.

La familia compartió esta celebración con amigos y vecinos de Alajuelita un cantón ubicado al sur de la capital costarricense quienes gritaron a todo pulmón el tradicional grito en honor a la reina de los cielos y la tierra.

“Siento mucho entusiasmo, mucho gozo porque después de estar lejos de mi tierra que nos vio nacer en este lugar venimos a promover y a exaltar esta tradición que es un dogma de fe, y yo estoy participando en esta festividad para que los costarricenses conozcan de este amor que le tenemos a nuestra madre del cielo”, dijo Milonelai Telica Castillo.

Por su parte Marina del Carmen Ayala se mostró conmovida porque tenía más de 20 años de no estar en purísima, fecha que lleva viviendo en Costa Rica.

“Siento una alegría, una emoción inmensa porque hace 23 años que no estoy en una purísima, esto es lo más bello, me hace falta esta tradición, es una alegría inexplicable, tantos años de no celebrarla y está en esta purísima se nos vienen muchos recuerdos agradables”, explicó Ayala.

Este 28 de noviembre en toda Nicaragua ha iniciado el novenario a la Purísima Concepción de María que culminará el siete de diciembre con la tradicional gritería.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.