“Nunca hemos estado unidos como nunca, unos y otros”, aseguró Monseñor Rolando Álvarez este jueves y dice que esa es la razón del porqué “el maligno” intenta destruir esa unidad de todo el pueblo nicaragüense, que sufre cada día por tantas injusticias.

“El pueblo nicaragüense está unido, unido en los mismos sentimientos y pensamientos anhelos e ideales, en la búsqueda y trabajo por la paz, la justicia, la libertad, la esperanza, la fraternidad, el perdón y la reconciliación, la transparencia, la franqueza, la honestidad, estamos unidos nunca como antes, las fuerzas interiores de los nicaragüenses están unidas, no hay separación mucho menos división”, expresó Monseñor Álvarez.

 

El obispo de Matagalpa aseguró que podrá haber división en las élites, entre los líderes sociales, políticos y económicos, entre los grandes del mundo, pero no hay división entre los nicaragüenses.

“Cada día que pasa entre más sufrimiento y dolor vivimos como nación más nos unimos interiormente, nos unimos sentimentalmente , afectivamente, esta unión es sobrenatural porque nuestros pensamientos están unidos, nuestra unidad es de sentimiento, nuestra fuerza interior está sólidamente unida, nuestros anhelos y esperanzas son únicas y claras”, dijo el religioso.

Para Monseñor Álvarez, esa unidad, “es la que le tiene terror el demonio que es padre de la división y de la mentira, de la calumnia y de la acusación, el Apocalipsis, lo dice el maligno, pasa delante de nuestro Dios día y noche acusándonos”.

“El que acusa y condena nunca viene de Dios sólo vendrá del maligno, es el gran acusador de nuestros hermanos dice el apocalipsis, el que nos acusa ante nuestro Dios día y noche el es el padre de la división y por eso el maligno muchas veces se enfurece y esas veces cuando precisamente viendo la unidad interior de todo un pueblo arremete contra esa unidad para destruirla, pero como nos dice el texto del evangelio de este día las fuerzas del mal no prevalecerán, nunca han prevalecido, ni prevalecerán”, afirmó el también administrador apostólico de la Diócesis de Estelí.

Este mensaje lo pregonó desde su programa Pastoreo y Comunión, que se transmite todos los jueves en los medios católicos. Aquí afirmó que “somos un pueblo que finalmente sabe y sabrá identificar totalmente quien habla con la verdad, quien le habla con medias verdades y quien le habla con falsedades y mentiras. Somos un pueblo paciente, pero prudente, sabio; un pueblo que sabe reconocer lo que viene de Dios y lo que viene del espíritu del mal; un pueblo sostenido por la cruz, por el poder de Cristo, un poder eterno e indestructible”.

Finalmente manifestó que “debemos de estar alerta, observando cada día, cada acontecimiento que sucede, porque ahí Dios nos está permitiendo discernir, descubrir, identificar lo bueno y lo malo, el bien y el mal”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.