Noruega confirmó el jueves que el Gobierno del presidente Nicolás Maduro y la Plataforma Unitaria de la oposición decidieron reiniciar el proceso de negociación en México, donde “firmarán un acuerdo parcial en materia social”.

La Delegación de la Plataforma Unitaria informó que se reiniciará el proceso de negociación fundado en el Memorando de Entendimiento suscrito con la mediación del Reino de Noruega, en la Ciudad de México el 13 de agosto de 2021.

“Ratificamos la disposición de trabajar en conjunto, con el fin de lograr acuerdos que permitan materializar los mecanismos que aseguren el bienestar de todos los venezolanos; entendiendo que no habrá una salida real de la crisis sin que medie un acuerdo político integral que dé soluciones a nuestro pueblo”, expone un comunicado divulgado el jueves.

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, había anunciado el miércoles que los diálogos suspendidos en octubre se reiniciarían el fin de semana.

“Este 25 y 26 de noviembre se reinician los diálogos entre el gobierno de Maduro y la oposición venezolana”, escribió el mandatario en su cuenta en Twitter el miércoles por la tarde.

Días atrás, fuentes cercanas al proceso aseguraron a la Voz de América que las conversaciones entre la oposición y el gobierno en México, facilitadas por Noruega y suspendidas hace más de un año, tras la extradición a EEUU del empresario colombiano Alex Saab, se reiniciarían en los próximos días.

Está previsto que en las conversaciones se abarquen las elecciones presidenciales, el estatus de cientos de presos políticos, las sanciones de EEUU a Venezuela y un “acuerdo social” para brindar ayuda humanitaria con el que se buscarían usar 3.000 millones de dólares mediante un fondo administrado por la Organización de Naciones Unidas (ONU).

El anuncio de Petro ocurre cuando la Administración del presidente Joe Biden estaría por anunciar en los próximos días la aprobación de una licencia para ampliar las operaciones de la petrolera estadounidense Chevron en Venezuela, según reportó la agencia Reuters también este miércoles.

A inicios de este mes, los negociadores del gobierno y la oposición venezolana en el proceso de diálogo en México se reunieron a puerta cerrada al margen del V Foro de París por la Paz.

LEA MÁS: EEUU aprueba 400 millones de dólares en ayuda militar a Ucrania

En ese encuentro participaron el jefe de la delegación del Gobierno de Maduro en el proceso de diálogo en México, Jorge Rodríguez; el coordinador de la Plataforma Unitaria de la oposición, Gerardo Blyde; la ministra de Relaciones Exteriores de Noruega, Anniken Huitfeldt y los presidentes de Francia, Colombia y Argentina, Emmanuel Macron, Gustavo Petro y Alberto Fernández, respectivamente.

Al término de la reunión, Petro dijo que los representantes del gobierno y la oposición venezolana en el proceso de diálogo manifestaron estar en el “camino” de llegar a acuerdos en México y reiteró la disposición de su gobierno y el de Argentina de apoyar, “sin intervenir”, en un acuerdo entre venezolanos.

El mandatario colombiano anunció también que propuso un “desescalamiento” de la conflictividad política, una amnistía general para presos por razones políticas y un “desbloqueo general de la economía venezolana”, como parte de una medida humanitaria, así como garantías para las fuerzas políticas que participen en las elecciones presidenciales previstas para 2024, en las que la expresión debe ser “la del pueblo soberano”.

VER TAMBIÉN: EEUU: 15 estados piden mantener el Título 42

En agosto, días después de que Petro asumió el poder, Nicmer Evans, disidente del chavismo y pre candidato presidencial postulado por el Movimiento Democracia e Inclusión (MDI) para un proceso de primarias de cara a las elecciones previstas para 2024, planteó que el mandatario colombiano podría jugar un papel fundamental en un proceso de negociación para lograr condiciones electorales en Venezuela y, en general, avanzar en soluciones a la crisis.

En ese entonces, expertos consultados por la VOA coincidieron en que Petro podría convertirse en una “especie de propulsor de un proceso de diálogo o entendimiento en Venezuela”, porque pertenece a la misma “órbita de política” de Maduro y pudiera hacerle entender la necesidad de “resolver asuntos” en el país.

Esto redundaría en un beneficio para Colombia, como resaltó el politólogo, experto en estrategia política y consultor en opinión pública, José Vicente Carrasquero.

1 COMENTARIO

  1. El Dictador asesino de maburro no es nadie otra bestia delincuencial asesino que tienen secuestrado al pueblo de Venezuela por el ejército delincuencial narcotraficante presos tienen que caer

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.