El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció que una “importante” delegación del Gobierno de Estados Unidos llegó a Venezuela el lunes para “darle continuidad a las comunicaciones iniciadas el 5 de marzo” y a la agenda bilateral.

Maduro dijo que Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional de mayoría chavista y representante del gobierno en las negociaciones con la oposición en México se reunió con la delegación con la que se abordan “diversos temas”.

En marzo, altos representantes de la Casa Blanca, encabezados por Juan González, asesor del presidente Joe Biden, se reunieron en Caracas con el presidente Nicolás Maduro.

Un portavoz del Departamento de Estado de EEUU describió el viaje como una visita de bienestar centrada en la seguridad de varios ciudadanos estadounidenses detenidos en Caracas, incluido un grupo de cinco ejecutivos de la compañía petrolera Citgo, con sede en Houston, que están encarcelados desde hace más de cuatro años.

La semana pasada familiares de Matthew Heath, un ex marine estadounidense detenido en Venezuela desde el 2020, informaron que intentó quitarse la vida en su celda en la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) en Caracas.

La defensora de DDHH, Tamara Suju confirmó a la Voz de América que Heath fue trasladado al Hospital Militar de Caracas.

En un comunicado divulgado por el Richardson Center, el exgobernador de Nuevo México, Bill Richardson, expuso que su intención era “presionar” al Gobierno de Maduro para que permita una “evacuación médica de emergencia” para que Heath pueda regresar a EEUU.

Funcionarios estadounidenses han dicho que Heath no fue enviado por Washington y acusaron a las autoridades venezolanas de retenerlo ilegalmente.

La delegación que se encuentra en Venezuela incluye a Roger Carstens, enviado presidencial especial para asuntos de rehenes, así como al embajador James Story, quien dirige la Unidad de Asuntos Venezolanos del gobierno estadounidense desde la vecina Colombia.

Un portavoz del Departamento de Estado dijo a VOA que podía confirmar que el Enviado Presidencial Especial para Asuntos de Rehenes, Roger Carstens, y el Embajador Jimmy Story viajaron a Caracas para conversar sobre el bienestar y la seguridad de los ciudadanos estadounidenses en Venezuela.

Continuación de la visita en marzo

No está claro qué más pretenden conseguir los funcionarios estadounidenses durante la misión, pero esta se da tras una visita sorpresa en marzo de los dos hombres y de Juan González, director del Consejo de Seguridad Nacional para el Hemisferio Occidental, que fue el primer viaje de la Casa Blanca al país sudamericano en más de dos décadas.

Desde entonces, tanto la administración de Biden como el gobierno socialista de Venezuela han mostrado disposición a entablar diálogo después de años de hostilidades entre Washington y Caracas a raíz de la reelección del presidente Nicolás Maduro en 2018, que se vio empañada por irregularidades.

Primero, Maduro liberó a dos estadounidenses como gesto de buena voluntad y prometió reanudar las negociaciones en México con la oposición respaldada por Estados Unidos.

Aunque esas conversaciones no se han reanudado, Estados Unidos renovó una licencia para que las empresas petroleras, incluida Chevron, puedan seguir operando en Venezuela, que ha estado bajo fuertes sanciones desde 2019.

Luego, este mes, la Casa Blanca levantó las sanciones impuestas en 2017 al sobrino de la primera dama Cilia Flores, quien estaba acusado de facilitar actos de corrupción siendo un alto funcionario de la petrolera estatal PDVSA.

Legisladores republicanos y algunos demócratas que se oponen a cualquier relajamiento de la política de Estados Unidos hacia Maduro han criticado el enfoque de Washington hacia Caracas como demasiado unilateral.

La delegación estadounidense en marzo también sostuvo un encuentro con el líder opositor venezolano Juan Guaidó, según fuentes conocedoras del caso. Washington reconoce a Guaidó como el líder legítimo de Venezuela, después de haber rechazado la reelección de Maduro en 2018 como una farsa.

Otros dos estadounidenses que aún están detenidos son ex miembros de las fuerzas especiales de Estados Unidos, Luke Denman y Airan Berry, quienes fueron arrestados en 2020 en relación con una fallida operación destinada a derrocar a Maduro.

* Con la colaboración de Carolina Alcalde, periodista de VOA, desde Caracas, e información de AP y Reuters.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.