En las últimas 10 semanas consecutivas el precio de los combustibles ha permanecido congelado en Nicaragua, lo cual, según el economista Francisco Romero, no debe verse como un favor que otorga la dictadura de Daniel Ortega a los consumidores, porque en la práctica siguen pagando las gasolinas y diésel más caros de Centroamérica.

“En ese período de 10 semanas ha habido comportamiento de sube y baja de los precios internacionales y en los casos que se ha ido a la baja hemos dejado de percibir el beneficio de un precio menor y sólo nos favorece en casos de que el precio suba, pero además recordemos que Ortega congeló el precio de los combustibles en un máximo histórico sin precedentes, o sea lo congeló hasta que llegó al precio más caro”, indicó Romero.

PUEDES LEER: El dictador quien no visita un mercado en décadas dice: “Nadie puede decir que todo está más caro”

Desde el domingo 3 de abril del 2022, los precios de los combustibles en Nicaragua permanecen congelados, medida de la cual se jacta el dictador Daniel Ortega en sus discursos diciendo que es una medida de su gobierno para ayudar a la economía del país.

El especialista comenta que “lo que no dice Ortega es que precisamente en abril, el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), aprobó un financiamiento de hasta US$800 millones para el “Programa Temporal de Apoyo ante el Alza en los costos de los Combustibles a los países centroamericanos”.

“El precio congelado de los combustibles no es un favor que nos hace la dictadura de Ortega. Él no está tocando dinero de su bolsa. Ese subsidio sale de un préstamo que nos va a tocar pagar a nosotros mismos. Pero él pretende seguir repitiendo el mismo discurso gastado de siempre y que replican sus empleados de que “gracias al compañero Daniel y a la Rosario tenemos precios de gasolina congelados. Es una total mentira”, aclara Romero.

Además agrega que “lo peor será cuando el subsidio se corte, pues las petroleras que nunca pierden, se verán obligadas a recuperar toda inflación acumulada y ya dependerá de la voluntad de Ortega si recuperan sus ganancias de una sola vez, con un alza brutal o lo hacen de forma escalonada”, explicó el economista.

“El actual incremento de los precios del petróleo se suma a los efectos negativos que la pandemia del Covid-19 generó en la economía, desalineando la oferta y la demanda mundial a través de la interrupción de las cadenas de suministros. En este contexto, nuestro apoyo amplía la capacidad anticíclica de las autoridades monetarias para gestionar las crecientes presiones inflacionarias”, expresó Dante Mossi, presidente ejecutivo del BCIE, en abril pasado.

Del monto aprobado para el Programa de subsidios al combustibles del BCIE, cada país beneficiario financiamiento por hasta US$200 millones con recursos ordinarios, “el cual también podría incrementarse en función de la participación de fuentes externas de recursos según sus respectivos lineamientos”, indica un comunicado de ese organismo.

TE PUEDE INTERESAR: Ortega niega entrada a Comisión Investigadora de violaciones de DD.HH. nombrada por la ONU

Mossi ha sido señalado por la oposición nicaragüense como uno de los principales organismos que oxigena a la dictadura de Ortega, señalada por organismos internacionales por crímenes de lesa humanidad y responsable por la muerte de más de 350 personas, en el contexto de las protestas cívicas iniciadas en abril del 2018.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.