Un grupo de nicaragüenses, aglutinados en diferentes diásporas del mundo, sin distingos de organizaciones cívicas o políticas, realizaron los días 2, 3 y 4 de septiembre, el envío y presentación, por distintos medios, de recursos o escritos extensos donde, fundamentalmente, están impugnando las candidaturas y la reelección de la pareja de dictadores, Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Esta impugnación, según los promotores, se da por “la ilegitimidad con la que usurpan el poder, con base en la ilegitimidad con la que violentan derechos humanos y en la falta de libertades, justicia, democracia y condiciones, para un proceso democrático libre, justo y transparente, en sustitución de la farsa y circo de la elección en marcha para el 7 de noviembre del corriente año”.

“Los ciudadanos nicaragüenses, tanto en Nicaragua como en el exilio, a pesar de que desconocemos la legitimidad de este atropellado e ilegal proceso electoral, hemos aprovechado el período de impugnaciones que corre del 2 al 4 del presente mes de septiembre, para introducir nuestros escritos, demandando que se anulen las inscripciones de los candidatos a la Presidencia y Vicepresidencia de Ortega y Murillo, así como la de todos los candidatos presentados por la Alianza Unida Nicaragua Triunfa”, reza parte de un comunicado.

 

Captura de pantalla de los documentos enviados a los magistrados sandinistas del CSE sobre impugnación de candidatos del FSLN.

 

La excarcelada política y ahora exiliada, Irlanda Jeréz, forma parte de esta iniciativa y ha manifestado que esta impugnación en contra de la pareja dictatorial “es un derecho como nicaragüense y que lo contempla nuestra constitución”.

“Conociendo las artimañas de la dictadura, basamos también nuestra petición en el antecedente del 17 de mayo del 2021, cuando un grupo de pastores evangélicos se presentó ante el Consejo Supremo Electoral, para que le eliminaran la personería jurídica al partido Restauración Democrática, casilla 14, PRD y el CSE no sólo admitió el recurso, sino que eliminó la personalidad jurídica, entonces, basado en ese antecedente le dejamos bien claro a la nación y a la comunidad internacional que, tanto esos ciudadanos pudieron, nosotros también podemos, pero sabemos en manos de quien está el CSE, es nuestro deber y derecho y en esta lucha libertaria, es una de las grandes acciones que hemos hecho contra la dictadura, de manera cívica, ya que le estamos poniendo una joya más al alto expediente criminal de Ortega, rumbo a la ilegitimidad”, refiere Jeréz.

En los escritos señalan y argumentan jurídicamente, también resaltan las desapariciones forzosas y la existencia de más de 150 presos políticos, secuestrados injustamente; la falta de condiciones democráticas, los crímenes y delitos de lesa humanidad y una serie de señalamientos con fundamentos presentados en contra del Frente Sandinista de Liberación Nacional, que utiliza la palabra NICARAGUA (Alianza Unida Nicaragua Triunfa), lo cual está expresamente prohibido; así como en contra de la reelección que fue inconstitucionalmente eliminada del texto de la Constitución, pero cuya prohibición no constituye violación de ningún derecho humano, conforme la última consulta evacuada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

“Los demandantes no esperamos una respuesta apegada a derecho en el Consejo Supremo Electoral, sabemos perfectamente que todos los poderes están controlados por la dictadura de Ortega y Murillo. Así mismo, esperamos que la Comunidad Internacional tome nota de los abundantes argumentos que existen para desconocer, no solo el proceso electoral en sí, ya viciado desde hace meses, sino los resultados del mismo”, señalan los promotores de esta impugnación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.