Tras la farsa de elecciones municipales que ejecutó la dictadura de Daniel Ortega en Nicaragua, donde el régimen se ajudica el control de las 153 alcaldías del país, la Comisón Permanente de los Derechos Humanos (CPDH), manifiesta su preocupación ante un aumento de la represión a través de grupos paramilitares, y por ende de una mayor migración de nicaragüenses.

“Definitivamente nos preocupa el control total porque todo hace indicar que acreditarán el 100% de las alcaldías y esto lo que significa es más represión, más organización de los paramilitares y esto demuestra que los nicaragüenses van a seguir saliendo del país porque no estamos acostumbrados a que nos repriman, a que nos amenacen, a que nos encarcelen, y peor a perder la vida”, señala Marcos Carmona, directivo de la CPDH.

NOTICIA RELACIONADA: Ninguna sorpresa: El FSLN gana todas las alcaldías en resultados preliminares del CSE

Según Carmona, el circo electoral de este 6 de noviembre, “es lo que nosotros veníamos señalando que en Nicaragua no hay condiciones, no hay garantías y por ende, la dictadura cada día se fortalece, y nuestra responsabilidad será dar a conocer nuestra observación ante los organismos internacionales y ante el pueblo de Nicaragua”.

“En Nicaragua los candidatos que participaron en estos comicios son los mismos de siempre, los mismos que han organizado la represión, los mismos que organizan a los paramilitares, los mismos que han encarcelado al pueblo de Nicaragua, de tal manera que el pueblo está consciente de que estas elecciones no tienen ningún valor, no tienen ninguna seriedad, porque no se contó con los parámetros internacionales de un verdadero proceso electoral”, reitera Carmona.

Partidos cómplices

Por su parte, Roger castaño, otro directivo de la CPDH, considera que “sin una  oposición verdadera que le diera credibilidad al proceso electoral, algunos partidos políticos se inscribieron constituyéndose en cómplices de la dictadura al pretender dar legitimidad a la farsa electoral, pese a que la comunidad internacional denunció la falta de condiciones para las elecciones”.

MÁS NOTICIAS: Gana el abstencionismo con el 82.67% en farsa electoral en Nicaragua

Castaño dice que recibieron denucias de que los “en los centros de votación y los votantes sandinistas portaban propaganda proselitista a favor de la dictadura; se observó además que estaban vacíos, que la población no mostró ningún interés en el proceso electoral lo que evidencia un alto nivel de abstención”.

“Hubo presión de los consejos del poder ciudadano (CPC), sobre los dueños de pulperías en los barrios amenazándolos con cerrar sus negocios de sobrevivencia al no participar de la farsa electoral, y estos mismos ejercieron presión sobre la población para ir a votar… a los trabajadores estatales los amenazaron y muchos asistieron a los centros de votación por miedo a perder sus empleos y en algunos casos miedo a perder su libertad y su vida”, indica Castaño.

Los trabajadores estatales fueron obligados a ir a votar y enviar pruebas del proceso de votación.

Castaño afirma que regitraron denuncias de detenciones arbitrarias en diversas partes del país, dond la propia policía sandinista anduvo buscando con lista a personas identificadas como opuestas al gobierno sandinista.

TE PUEDE INTERESAR: Amigos de Ortega nacionalizados nicaragüenses acudieron a votar en farsa municipal

Detenidos están en El Chipote

“La CPDH conoció la detención de al menos de 15 personas, de las cuales el 40% de estas son del sexo femenino, y a la mayoría de estas personas las llevaron a las cárceles de tortura de El chipote… a los medios de comunicación independientes y agencias internacionales de noticias no los acreditaron en este proceso, y se reportó la expulsión de un equipo de la agencia Efe del centro de votación de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI)”, detalla Castaño.

El también directivo de la CPDH, Denis Darce, destaca que “pudimos observar que el pueblo resiste pacíficamente, como lo ha venido haciendo de forma permanente y constante desde el año 2018, al no asistir a las urnas al no asistir a los centros de votación al quedarse en sus casas y mantenerse alerta ante las acciones de represión y detenciones qué la policía nacional y el ejército de Nicaragua realizaron días previos a las elecciones el propio día de la votación”.

“Consideramos como comisión que es importante mantener nuestra lucha a favor del pueblo de Nicaragua y estamos siempre permanentemente defendiendo las denuncias de la población y canalizando estas denuncias ante los organismos internacionales de Derechos humanos”, fefiere Darce.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.