La conferencia episcopal de Argentina y Brasil, expresaron por separado su condena a las hostilidades que desata la dictadura de Daniel Ortega en contra de sacerdotes y otros religiosos de la iglesia católica en Nicaragua.

La Conferencia de Obispos Católicos de Brasil (CNBB) publicó un mensaje expresando su fraternidad a los nicaragüenses con motivo de la hostilidad de la dictadura a la iglesia.

PUEDES LEER: Pianista y camarógrafo que acompañaban a monseñor Álvarez, están presos en centro de torturas El Chipote

“Si un miembro del cuerpo sufre, todo el cuerpo sufre igualmente”, es la cita bíblica de la primera carta de San Pablo a los Corintios (1 Cor. 12:26), con la cual inician los obispos de Brasil, el comunicado de la presidencia de la CNBB, difundido este miércoles 17 de agosto, en el que transmiten su proximidad a Nicaragua, en el marco de la actual crisis que vive la nación.

“Nosotros, obispos de Brasil, acompañamos con tristeza y preocupación los acontecimientos que marcan la vida de la iglesia. Nos sentimos profundamente unidos a los hermanos obispos y a todo el pueblo de Nicaragua”, afirma el texto de los sacerdotes de Brasil.

La nota de solidaridad enviada a Monseñor Carlos Enrique Herrera Gutiérrez, presidente de la Conferencia Episcopal Nicaragüense (CEN), la firma Monseñor Walmor Oliveira de Azevedo, arzobispo de Belo Horizonte y presidente del Episcopado brasileño.

Además, la firman Monseñor Jaime Spengler, arzobispo de Porto Alegre y primer vicepresidente de la CNBB; Monseñor Mário António da Silva, arzobispo de Cuiabá y segundo vice-presidente y Monseñor Joel Portella Amado, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de San Sebastián de Río de Janeiro.

Preocupación de sacerdotes de Argentina

La conferencia Episcopal de Argentina, al igual que la de Brasil, también expresa “su cercanía fraterna con la conferencia episcopal de Nicaragua, ante la deriva autoritaria de persecución religiosa de la qué es víctima la iglesia católica en Nicaragua en sus obispos, sacerdotes y feligresía, por parte de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo”.

En una comunicación enviada al cardenal Leopoldo Brenes Solórzano el obispo Óscar Ojea, presidente del Episcopado de Argentina, asegura que han tomado conocimiento de las dificultades que atraviesa el obispo de la diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez.

“En nombre de los obispos argentinos quiero saludarte y manifestarte que seguimos con preocupación la situación de la iglesia de tu país y hemos tomado conocimiento de las dificultades en las cuales desempeña su misión, particularmente la situación que se vive en la Diócesis de Matagalpa”, expresa la misiva de los religiosos argentinos.

Agregan además: “Te aseguramos nuestra cercanía fraterna y nuestra oración para que puedan llevar adelante el ministerio pastoral sin restricciones de ningún índole. Te  encomiendo a nuestra madre santísima de Luján, en su ternura encontramos consuelo y fortaleza”.

TE PUEDE INTERESAR: Shannon sobre Nicaragua: “Las sanciones no van a cambiar un gobierno, los cambios vendrán de adentro”

Hasta el momento en Nicaragua hay tres religiosos encarcelados: Monseñor Leonardo Urbina, el sacerdote Manuel Salvador García y el padre Óscar Benavides, este último detenido el 14 de agosto según confirmo la Diócesis de Siuna, caribe Norte de Nicaragua.

Monseñor Álvarez lleva 15 días de secuestro

Monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa cumple este 18 de agosto 15 días de encierro en la curia episcopal de esta ciudad, luego que la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo ordenó mantenerlo retenido en la sede de este episcopado por tiempo indefinido.

Guardias de la sancionada policía mantienen un cerco de efectivos en las afueras de la curia, impidiendo su labor pastoral y violando el derecho constitucional a la libre movilización.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.