El Cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, manifestó que personalmente está invitando a que el pueblo católico haga, como dice el Papa San Pío IX, todo un ejército para rezar el Santo Rosario, ante los momentos difíciles que están viviendo líderes religiosos y también la nación.

“La oración es nuestra fuerza y la Iglesia no es una institución de confrontación, sino que es una institución de diálogo buscando y trabajando siempre por el bien común de las personas”, dijo Brenes.

La invitación la hace el jerarca por la fuerte persecución, asedio y amenaza de cárcel que viven los líderes católicos Padre Harving Padilla y Monseñor Rolando Álvarez, quienes se encuentran recluidos dentro de dos parroquias sin poder salir por estar rodeadas de fuerzas especiales, paramilitares y oficiales de la Policia Sandinista.

LEER: Diócesis de Matagalpa: Exhortamos a que respeten a los ungidos del Señor

“Nosotros seguimos acompañando en la oración al Padre Harving como párroco, seguimos acompañando a Monseñor Rolando. Los obispos ya han sacado un mensaje en el cual brindan su apoyo e invitan a la gente a seguir orando”, dijo Brenes.

Así mismo, Brenes afirmó que respetan las decisiones que se tomen desde las instituciones, pero hay cosas con la que no pueden estar de acuerdo y las presentan a Dios desde la oración y el anuncio del Evangelio.

Al respecto, la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) emitió este domingo 22 de mayo un comunicado en donde expresan que ante los momentos difíciles que están viviendo como líderes religiosos y como nación, es su deber anunciar la verdad del Evangelio; en comunión con el sucesor de San Pedro y cada obispo de la provincia eclesiástica de Nicaragua, junto a cada presbiterio y todo el pueblo de Dios.

LEER MÁS: Ortega elimina el Canal Católico de Nicaragua

Afirmó que acompañan desde la oración a cada hermano que se asocia a los padecimientos de Cristo e invocan al Espíritu Santo para que sea quien ilumine las mentes y los corazones de todos los nicaragüenses, en particular se solidariza con Monseñor Rolando Álvarez, quien siente zozobra por su seguridad personal y la posibilidad de ejercer su derecho a vivir, celebrar su fe y cumplir su misión pastoral en un ambiente de paz.

“Como Iglesia fiel a nuestra misión cristiana, siempre estaremos dispuestos a aportar al bien común, la reconciliación y fraternidad de los nicaragüenses”, expresa la CEN.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí