El tema migratorio y el de la seguridad en Centroamérica son dos de los temas que el propio presidente de Costa Rica, Rodrigo Chaves, abordó ante el Sistema de Integración Centroamericana (SICA), al considerar que la ausencia de una amenaza militar real y evidente para la región, no tiene sentido la presencia de tropas del ejército de Rusia en Nicaragua.

“Costa Rica por supuesto se sorprende siendo un país sin ejército, desmilitarizado, y no viendo amenaza externa evidente en el istmo, pues ¿Por qué la presencia de un ejército ruso en Nicaragua? Es un tema que por supuesto observamos y nos preocupa”, expresa el canciller de Costa Rica Arnoldo André Tinoco, quien asiste a la 52 Asamblea General de la OEA en Lima, Perú.

PUEDES LEER: ¿Qué hace el diputado sandinista Byron Jerez en un puesto de migración en Miami?

Desde su participación en la Cumbre de las Américas, realizada del 8 al 10 de junio en Estados Unidos, el predidente Rodrigo Chaves externó en julio su preocupación ante el anuncio del régimen de Nicaragua sobre la llegada de tropas rusas a la región, por supuestos planes de intercambio y cooperación militar.

Luego al llegar a Costa Rica y ser abordado por medios de prensa costarricenses Chaves reiteró su “preocupación” sobre la posibilidad de que la dictadura de Daniel Ortega pretenda construir una fuerza militar en territorio nicaragüense.

Preocupa fuerza militar al otro lado de la frontera

“Obviamente, Costa Rica, siendo el país pacífico que es, que tomó la decisión histórica en 1949 de no tener ejército, fuerza aérea, armada, marina, ve con preocupación que vecinos empiecen a construir una fuerza militar al otro lado de la frontera”, dijo Chaves a medios de comunicación de su país en ese momento.

A partir del 1 de julio de este año, contingentes de tropas extranjeras, incluidas las rusas, tienen luz verde para ingresar a Nicaragua después que en junio de este año, la Asamblea Nacional aprobara el arribo de naves, aeronaves, y personal militar para “fines de intercambio y asistencia humanitaria de beneficio mutuo”.

De momento se desconoce si finalmente arribó al país la misión que concluiría sus ejercicios el 31 de diciembre de este año, pero si hay algo que está claro es que dicha decisión genera preocupación en la región.

Analistas coinciden por separado en que, aunque es una práctica común que realiza Nicaragua periódicamente, en el caso de las tropas rusas, no es oportuno en el contexto actual, marcado por la invasión de Rusia a Ucrania.

Evan Ellis, profesor de estudios latinoamericanos en el Colegio de Guerra del Ejército de Estados Unidos, comenta a la Voz de América que Nicaragua tiene una de las relaciones más fuertes con Rusia en América Latina.

Dichas relaciones se remontan a los días en los que Daniel Ortega llegó al poder en 1979 como líder de la revolución sandinista y en aquel momento, después de Cuba, Ortega se impuso como otro actor clave del avance soviético en América Latina.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.