Mientras los dictadores, Daniel Ortega y Rosario Murillo, realizaron sus actos del 14 y 15 de septiembre, alejados del “tumulto”, en un plaza de la revolución casi vacía, y acompañados de altos jefes policiales y del Ejército de Nicaragua, mandó a las alcaldías, al Ministerio de Educación y a la Juventud Sandinista a realizar masivas actividades que fomentaron aglomeraciones de personas, donde no hubo distanciamiento social.

Una de esas actividades fueron los desfiles patrios a lo largo y ancho del territorio nacional, donde el virus del Covid-19, literalmente se “dio gusto” contagiando a “Reymundo y todo el mundo”.

En redes sociales se pudo apreciar desfiles donde la gente, irresponsablemente, se desbordó a estas actividades masivas, sin ningún tipo de protección, cuando el país vive momentos de angustia y zozobra por el rebrote del Covid-19, que han denunciado médicos independientes.

Desfile patrio en Jinotepe, Carazo.

Precisamente en las redes sociales los que decidieron quedarse en casa para resguardar sus vidas y la de su familia rechazaron estas actividades.

 “¿Será que todas esas personas nunca antes vieron un desfile patrio? ¿Será que ninguno ha sufrido la pérdida de un amigo o familiar? ¿Será que todos asistieron tranquilos porque ya tienen reservado su tanque de oxígeno? O simplemente es el reflejo de la INCONSCIENCIA humana, de la falta de empatía y consideración por los que día a día trabajamos estresados, preocupados por no enfermarnos, porque tenemos hijos que dependen de nosotros… soy de poco criticar y escribir, pero definitivamente es una DECEPCIÓN que unos estemos realmente preocupados por la situación y la gran mayoría ante irresponsablemente en aglomeraciones”, escribió Luisa Amanda Viscarra en su red social.

Mientras tanto Grethel Valeria Gutiérrez dijo “Qué horror, no había necesidad de ir a ver un desfile, que barbaridad… totalmente decepcionada, esa gente no se ama a sí misma, no ama a su familia, la cosa esta terrible y ellos buscan más desgracia”.

 

Otros usuarios, como Xiomara Gutiérrez, manifestó que “El problema no es que esa gente irresponsable se enferme, el problema es la familia que se contagia y la insensibilidad para con el personal de salud, de los hospitales. Que Dios nos proteja a los que nos quedamos en casa”.

Para el Doctor Rommel Meléndez, exiliado en Costa Rica, estas aglomeraciones traerán graves consecuencias que provocarán más contagios y saturarán aún más los hospitales del país.

“Se van a disparar más los casos de Covid, comenzando que la gente no está usando las medidas de protección como son las mascarillas, el distanciamiento social. Eso va a repercutir sobre la salud de la población al multiplicarse la cantidad de Covid-19 y las muertes por estas mismas causas”, explicó el doctor Meléndez.

Además dijo “que esto va a provocar el colapso del sistema. Estamos hablando que mucha gente fue a los actos patrios que programó el gobierno y las alcaldías; esto va a multiplicar, exponencialmente, la cantidad de casos y va a afectar no sólo a la población sino al gremio médico que está al frente y que no está vacunado en su gran mayoría y ellos sufrirán las consecuencias, ya llevamos 94 médicos fallecidos por Covid-19 y esto va a agravar la situación”.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.