El exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia, Rafael Solís, aseguró en declaraciones a Nicaragua Actual, que las armas usadas para masacrar a manifestantes cívicos en el 2018, pertenecían al Ejército de Nicaragua, aunque dijo no saber si hubo implicación directa de la institución castrense.

“Tengo la percepción que las armas efectivamente eran armas del Ejército, eso es una cosa que es muy difícil de negar, ustedes tres lo saben (los periodistas), lo cual implica algún grado de participación, haber dado armas, haber dado armas a la policía y paramilitares, ellos han dicho que no, que esas armas salieron de la calle y que no fueron ellos que la dieron, pero es algo que hay que investigar más a fondo” subrayó Solís.

 


Solís refirió que se tiene que investigar a fondo esa participación del Ejército de Nicaragua, porque hasta la fecha no se ha hecho o no se ha querido hacer. El exmagistrado destacó la necesidad de que haya justicia para las víctimas de la masacre.

“En el fondo sí creo que hubo, por el hecho de entregar armas que son del Ejército y del orden militar, una participación, aunque haya sido de esa naturaleza que fue incorrecta, porque el Ejército se debe de mantener al margen de las protestas que se dieron en Nicaragua, no tienen que intervenir porque su misión es defender las fronteras, temas de narcotráfico”, agregó el ex magistrado.

Francotiradores apuntaban a matar

“Yo me leí todos los dictámenes antes de renunciar y lo que más me impactó fueron los francotiradores tirando directo a 3 lugares, a la cabeza a la parte del cerebro nuca, o tiraban a la parte frontal al cuello o al corazón y la gran cantidad de dictámenes de Medicina Legal, a lo cual yo tuve acceso porque yo era Magistrado y podía pedirlo”, apuntó Solís.

 

Aseguró que el tipo de procedimiento que usaron francotiradores, indica que hubo una dirección de asesinar a las personas que se manifestaron, en su mayoria jóvenes.

Ante la interrogante de que si el Ejército debiera ser sancionado como institución, Solís evadió referirse de manera contundente, pero si enfatizó en una investigación a fondo para constatar la implicación de esa institución orteguista.

Rafael Solís se encuentra exiliado en Costa Rica, después de renunciar a su cargo en enero del 2019.


3 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.