Activistas lesbianas, homosexuales, bisexuales, personas trans y no binaries nicaragüenses radicados en Costa Rica, demandaron libertad, justicia, democracia y el reconocimiento a sus derechos ciudadanos en la sociedad, al cumplirse este viernes 31 años de la primera celebración del Orgullo LGBTIQ+ en Nicaragua.

En un comunicado, la comunidad LGBTIQ+, junto a activistas sociales y políticos en el exilio, denunciaron que por tres años consecutivos en Nicaragua no se puede conmemorar el Día del Orgullo de la diversidad sexual, debido a la represión, persecución y violencia que ejerce el gobierno ilegítimo de Ortega Murillo en contra de este colectivo social.

Los activistas advierten que Daniel Ortega utiliza la seudo legalidad para cerrar más de 600 ONG, de los cuales muchos se han dedicado a defender y proteger los derechos de minorías de poblaciones históricamente vulneradas, incluyendo a la comunidad LGBTIQ+.

“Nos unimos a una sola voz para denunciar los asesinatos en Nicaragua de Denis Madriz, Ezequiel Mendoza en 2018; Kendra Contreras, socialmente conocida como “Lala”, mujer transgénero asesinada cruelmente en 2021 y el crimen de odio en contra de Genaro Vega, ocurrido en 2022 en Costa Rica”, expresa el comunicado.

VER: Sentencian a cadena perpetua a los asesinos de Lala

Así mismo demandaron la libertad inmediata de Nahum Olivas, Yader Parajón, Muammar Vado y las más de 190 personas presas políticas que el régimen de Ortega-Murillo mantiene secuestradas y privadas de su libertad.

Discriminación aumenta

También aseguran que en Nicaragua no hay libertades para la población LGBTIQ+ por lo que se pronunciaron en contra de la dictadura que reprime y violenta sus derechos de
movilización y de continuar su lucha en las calles.

“La persecución del régimen dictatorial Ortega-Murillo ha sido brutal y a causa de esto la discriminación ha aumentado desmedidamente en contra de la ciudadanía”, subrayan.

Consideran que la población LGBTIQ+ tiene presencia dentro de la economía, la educación, las artes, la religión, las familias, la política, a la vez que aseguran ser altamente vulnerados sus derechos tanto en Nicaragua como en el exilio forzoso en el que viven.

“Por ello demandamos el cumplimiento de nuestros derechos que históricamente se nos han arrebatados por culpa de sociedades intolerantes y apáticas a otras realidades”, expresaron.

En representación de las víctimas de odio y de sus familiares en la búsqueda de justicia, la comunidad LGBTIQ+ dijo elevar su voz para exigir “YA NO MÁS asesinatos, YA NO MÁS crímenes de odio”.

Colectivo documenta 35 denuncias de víctimas LGBTIQ+

Braulio Abarca, del Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más, refirió que el organismo ha documentado al menos 35 denuncias de personas LGBT que han sido víctimas de discriminación, de asedio, de acoso y de persecución política, así como también a personas excarceladas que pertenecen a esta comunidad.

De igual manera indicó que han documentado graves violaciones de derechos humanos desde comunidades dentro de Costa Rica y han dado monitoreo y seguimiento a lo acontecido en los casos de graves violaciones de derechos humanos, como fue el caso de Lala en Nicaragua y también en Costa Rica, en el caso de Genaro, una persona nicaragüense víctima de un crimen de odio.

LEER MÁS: ONU expone dramático aumento de la migración en Nicaragua por la represión de Ortega

“Exhortamos a la población y a las autoridades costarricenses a investigar estos casos de grave violación a derechos humanos y que apliquen la recién aprobada ley contra los crímenes de odio en Costa Rica”, puntualizó Abarca.

Agregó que todas estas denuncias son parte de la memoria histórica de los procesos de verdad y justicia, necesarios para que en Nicaragua se eviten nuevas dictaduras y que exista una real justicia transicional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.