Este martes 20 de septiembre se cumplen 456 días que la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo le niegan a Alejandra Mendoza Pozo, de 8 años de edad, hija de Miguel Mendoza, ver o comunicarse de alguna manera con su papá, reo político del régimen.

Alejandra le escribe y le hace dibujos todos los días a su padre en donde le demuestra el dolor que sufre por no poder verlo, abrazarlo y comunicarse con él, porque el régimen se lo prohíbe.

“¡Papi necesito verte! Te amo”, dice el más reciente escrito de Alejandra a su padre encarcelado por Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Pese a los esfuerzos de su mamá, la periodista Margin Pozo, de solicitar que le permitan al reo de conciencia ver a su hija Alejandra, la dictadura de Daniel Ortega se niega a la solicitud, a sabiendas que es un derecho de la menor tener comunicación con su padre.

VER MÁS: Margin Pozo esposa de Miguel Mendoza: “Me duele el sufrimiento de mi hija”

Margin Pozo manifestó a Nicaragua Actual que durante ese tiempo, un año y más de tres meses, la niña se ha visto afectada emocional y físicamente, a tal grado que ya está requiriendo de atención psicológica.

“Estamos muy angustiados porque en la niña ya provoca afectaciones físicas y emocionales a tal punto que se me enferma muy seguido y el pediatra me mandó con el psicólogo, porque se le dan vitaminas y aún así se me enferma”, afirmó Pozo.

El diagnóstico del especialista en Psicología indica que los padecimientos de la hija del reo político se deben a que el sistema inmunológico está deprimido a causa de no ver a su papá y esto le está afectando muchísimo, refiere Pozo.

Extremadamente deteriorado

La dictadura sandinista exhibió el pasado 01 de septiembre al reo de conciencia, periodista y cronista deportivo, Miguel Mendoza, con un evidente deterioro físico, en el tercer día de show mediático, de presentación de personas presas políticas, condenadas a un promedio de 10 años de cárcel, por capricho de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

LEA TAMBIÉN: Hija de Miguel Mendoza escribe su dolor por no ver a su padre

En las imágenes aparece Miguel profundamente oprimido, agobiado, lastimado, cansado de tanta tortura que le provoca estar en una celda de El Chipote, donde purga una injusta condena por delitos que jamás cometió.

“Me duele como madre que Alejandra vea a su padre de esa manera (…) ustedes se pueden imaginar a una niña de 8 años que ha pedido de diferentes maneras ver a su padre y mostrarle esas fotografías de cómo está Miguel, yo no puedo, no puedo comprender, solamente personas con el corazón duro pueden hacer tanta crueldad”, dijo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.